lunes, 11 de noviembre de 2013

VALL DE LAGUAR

El Barranc de l´Infern, situado en el Vall de Laguar, al norte de la provincia de Alicante, es el escenario de esta espectacular ruta senderista señalizada como sendero PR-V 147.

El Vall de Laguar, el que fuera el último reducto de los moriscos en el Reino de valencia, encierra más de 10 km de senderos y 6.500 escalones rocosos de origen morisco por los que discurre la práctica totalidad de esta ruta. Debe ser debido a ese ingente trabajo y obra de ingeniería humana por lo que se la conoce con el sobrenombre de "La Catedral del Senderismo". 
Foto: Jaime Díaz

En noviembre de 1609 desde los puertos de Denia y Xábia partieron unos 42.000 moriscos rumbo a Orán, en un exilio forzoso del que no regresarían jamás, como consecuencia de la decisión de la monarquía española de expulsarlos de la patria de sus antepasados (La masacre del Cavall Verd). Lamentablemente, más de 400 años después, y pese a los numerosos rasgos culturales, sociales y gastronómicos heredados de aquella civilización, los restos de esas corrientes de intolerancia y fundamentalismo religioso que motivaron la expulsión todavía persisten y no han terminado de desaparecer del todo en ciertos sectores de la sociedad española.
Comenzamos el recorrido en Fleix (pueblo de "enmedio" de los tres que componen la Vall de Laguar) por la carretera en dirección a Benimaurell. A escasos 100 m abandonamos la carretera y continuamos por un camino que nos conduce a un lavadero y la Font Grossa. Poco después nos desviamos por un sendero, a nuestra derecha, que desciende por escalones de piedra hacia el cauce seco del río Girona.
Pasamos junto a la cabecera del Barranc del Salt y el Forat, un agujero tallado en la roca. Desde aquí divisamos el barranco y la espectacular subida por la vertiente contraria al mismo.
Cruzamos el barranco y acometemos una larga subida hasta el Pou Juvea y los Juvees d´Enmig.
Continuamos por el camino y nos desviamos a izquierda, siguiendo la señalización existente, hacia el Barranc de l´Infern.
A mitad del descenso nos encontramos la Font del Reinós, un oasis de paz y aguas cristalinas, en donde aprovechamos para comer y rellenar las cantimploras.
Llegamos al cauce del barranco, lo seguimos unas decenas de metros a nuestra derecha y un poco más adelante nos desviamos a izquierda por la vertiente opuesta. Retomamos nuevamente el ascenso acompañados de espectaculares vistas del barranco y una abundante vegetación de palmito que nos acompaña en esta parte del recorrido.
Llegamos a los Juvees de d´Alt y nos desviamos por un camino a la derecha.
Dejamos el camino, junto a unas ruinas, y continuamos por un sendero (señalizado), a nuestra izquierda, en descenso hacia el barranc de Racons.
Desde el barranco comenzamos otra sinuosa y escalonada subida por este sendero/balcón natural acompañados, una vez más, de impresionantes vistas de esta agreste zona de la orografía alicantina.
En la parte alta, junto al collado, una altiplanicie-mirador nos regala espléndidas vistas de todo el valle hasta alcanzar Denia, el Montgó y el mar Mediterráneo.
Enseguida nos encontramos la Fuente del Olbist. Mas adelante atravesamos Benimaurell y pasamos por el lavadero del pueblo. Continuamos caminando entre almendros, olivos y campos de labor hasta llegar otra vez a la Font Grossa y finalizar la ruta en Fleix.
En resumen, una imprescindible ruta senderista de la provincia de Alicante en la que al propio y alto valor deportivo y paisajístico del recorrido, hay que sumar el incuestionable valor cultural e histórico de los senderos moriscos del Vall de Laguar, en los que al senderista no le cuesta trabajo imaginar a los antiguos pobladores viviendo y cultivando estas tierras, asombrándose, paso a paso y escalón trás escalón, de este excepcional y cercano ejemplo de supervivencia y adaptación del hombre a la naturaleza.

Track: Wikiloc

Datos prácticos:
Distancia: 14,0 km
Desnivel acumulado: 700 m
Tiempo en movimiento: 04:45 h
Dificultad física Media-Alta.
Observaciones: Fuente de agua hacia el km 6. Ruta bien señalizada.

1 comentario:

Chir-liebre dijo...

Un interesante recorrido y una magnífica descripción.